Newsletter

¡IMPORTANTE!

¡Que sepas esto antes de continuar!

No voy a regalarte nada a cambio de que lo hagas (Esto es por tu bien, no quiero llenarte de plantillas ni ebooks que van a terminar consumiendo espacio en tu correo)

¿Y para qué te suscribirías?

Te lo diré lo más claro y sin adornos que pueda.

Voy a intentar venderte palabras, opiniones mías no solicitadas, reflexiones, cursos, artículos, encuentros online, conversaciones, sesiones de coaching, mi entrenamiento facial, mis aceites o sus fórmulas, pero sobre todo ideas que te hagan cuestionar, que te inspiren, y que puedan aportar algo tanto a tu vida como a la mía.
En una de esas quizás logre que digas como decían en mi ciudad cuando nos gustaba una idea, ¡te la compro!

Por eso te digo;

Suscribirte es gratis
y cancelarla también

Para que te lo pienses bien, sigue leyendo;
.

Yo intentaré vender, tu podrás pagar con dinero o con tiempo, ¿Con tiempo? (Te estarás preguntando), y yo te diré, si, con tiempo, tu tiempo es valioso o ¿no?


Porque si te suscribes y recibes mis correos, y además los lees, y después de leerlos no cancelas la suscripción y los sigues recibiendo y los vuelves a leer, y así sucesivamente ¿cómo no voy a sentirme pagada?

Por lo tanto,

Si te suscribes

Puede que pasen algunas cosas:

 

 

  • que compres por ejemplo mi entrenamiento facial ¡quién sabe!

  • O puede que en una de esas te comparta un extracto de algún libro y te animes a leerlo.

  • O quizás alguna idea, cuento o historia que comparta y te haga click y la integres a ti, o que inteligentemente la cuestiones, total no soy ninguna iluminada, y no quiero serlo tampoco, debe ser un poco aburrido, es que me gusta ser humana mi humanidad, de esas que se equivocan, corrigen y siguen acomodando su versión más consciente.

Así que cualquier cosa puede pasar cuando leemos. Como me dijo María Eugenia, una suscriptora de mi boletín (ya tengo una lista de personas que lo reciben y me responden además) en un mail que me envió (copio y pego la parte que quiero compartirte)

“… si definitivamente sigue enviando correos, no sabes en qué momento tus palabras serán un aliento para alguien más…”

Así que si sientes que pudiera servirte en algo para tu vida, dale, deja tus datos, y siempre ten presente:

Suscribirte es gratis
y cancelarla también